Cuentos. (Laura en el país de los asombros). 80

LA ESFERA

-Aquí está todo el talento del mundo… Bueno, de este mundo, porque no voy a explicaros nada nuevo ahora si os digo…

-Que hay otros mundos…y que no están en éste, como decía no sé quien.

-Algún escéptico –siguió NIKA, que parecía más joven, y al tiempo más madura, como si la belleza creciera en ella al tiempo que la bondad- o algún incrédulo. –Suspiró-. Mi padre, el PRÍNCIPE RAEL, decía que eso nos hace decadentes, y que la decadencia induce a la pérdida del gusto.

ALFONSO sonrió.

-Un inglés, o irlandés, bueno, de por ahí decía que se comienza por un asesinato y acabas perdiendo las formas en la mesa.

-Inglés, seguro.

-Eso es lo malo de vuestro lado, los nacionalismos. Una deformación extraña en el universo.

-Pero es natural. Todos tenemos un hábitat, y nos refugiamos en él, como lo hacemos siendo cachorros con nuestra madre, bueno, es un decir. O sea, que de extraño nada. Claro que puede haber mundos tan raros que respiren metano…¡Puaf!

-La cosa no va por ahí, pero bueno. La esfera condiciona el espacio, ¿veis? y es condicionada por él, como una fórmula que se cumple al enunciarla.

-Y en ella está eso que llamamos el talento, y que no es sino disponer de tiempo de una manera interesante.

NIKA abrió los brazos, manifestando así que deseaba zanjar el asunto amistosamente.

-Bueno, todo es una convención y todo es natural, según lo queramos ver; pero la esfera, no me lo negaréis, es perfecta para contener incluso la diferencia en los puntos de vista, que resbalan y resbalan por su interior como el secreto de un vino dulce.

Laura asintió.

-¿Y es igual lo literario, por ejemplo, que lo artístico, o lo científico, lo musical…?

Nika sonrió, y Alfonso pensó que cada día estaba más guapa.

-Es lo mismo, claro. Y voy a confesaros algo que me dijo Rael de niña. Nos llevó a mi hermano LETIX y a mí hasta la CUMBRE DEL PARADÍS, desde donde despegaban los Pájaros Del Alba, ruiseñores blancos, que son nuestros mensajeros. Parecían dunas de miel, moviendo lentamente las alas, un instante antes de alzar el vuelo, y luego, todos juntos, pero sin chocar entre ellos, cubrían la luz, o la matizaban, para que pudiéramos mirar a través de sus plumas el sol de Jano. En ese momento, Rael, que había callado todo el tiempo, apretó nuestras manos, y su voz sonó como si brotara de nuestro corazón.

-Así es el mundo. Ellos son el mundo. Nosotros lo somos. Una esfera que contiene otra esfera, de tamaño y ubicación dispar. Poco a poco se reparte…cada vez toca a menos… Y a veces se abre la espita algo más, y sale…¡un genio!… Pero otra…¡lástima! se cierra… y aparecen los perturbadores de los sueños.

-Serán los políticos, digo yo –rompió Alfonso la tensión poética del momento- o los aficionados al fútbol o a los macroconciertos y los mítines.

-¡Vaya pupurri, majo! Yo estaba pensando en las bandas de indeseables que se pelean porque otros no piensan lo mismo que ellos.

Nika movió la cabeza, y besó en la carita a ALEX Y A ANA.

-Nos espera un largo camino. Vamos a descansar un rato.

Anita señaló con el dedo, un punto en la ladera.

-¿La veis? Es una luz que se apaga.

-Y una espada de sueños –dijo la princesa, acariciando la cabeza rubia de la niña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: