Cuentos. (Laura en el país de los asombros) 75

LAS ESCUELAS DEL VALLE DE LOS ASOMBROS

-En el frontispicio…

Alfonso la interrumpió.

-Laura, que yo no he estudiado latín.

-¿Frontis…qué? –Dijo Anita

Alex se quitó los calcetines. Hacía calor, y la hierba húmeda le gustaba, incluso para comérsela. Era omnívoro, pero de verdad.

-Es griego…supongo. Lo del latín es ya una coletilla, ¿no?

-Bueno, ya lo leo, ahí pone –arrugó los párpados- ‘docendo discimus’… que es…

-Enseñando aprendemos, claro.

La miraron, como Ron a Hermione Granger, todo devoción y asombro.

-Pues está bien claro. Es como el teaching skill, pero al revés. Las cosas tienen dos caras, siempre, y una nos mira.

El cielo se ennegrecía. Un viento también oscuro comenzó a soplar, y pronto llegó la lluvia. Se refugiaron en los soportales de la Escuela, pero no bastó. Pronto estuvieron sentados como escolares en los bancos de la clase mientras un vendaval de órdago golpeaba todo lo que se ponía por delante, como un cíclope furioso.

-Los niños probeta.

-¿Qué?

-Lo pone ahí, en el cartelillo. –Señaló el amplio vestíbulo, una pizarra de cristal con pegatinas. Anita aplaudió, acercándose.

-¡Son mis cromos! ¡Qué guay!

Pero no lo eran, aunque brillaban lo mismo. Señuelos para infantes.

-¡Los niños profeta! Te hacen falta gafas, guapetón.

-Pues es verdad. Ya me estaba asustando. Imaginaba una sala de inseminación artificial o un laboratorio de fetos, cosas así.

-Pues esto es aún peor… Digo más rarito, ya me contarás. –Vaciló-. ¡Si estuviera aquí Don Matías!

-¡No fastidies! ¡Ese pelmazo! Deja, deja…

-Pero le preguntaría…Verás, lo del Antiguo Testamento, que no es una herencia vieja, no. Los profetas…Bueno, pues inconcebible que no tuvieran barbas, ya ves.

-Conozco uno bien jovencito.

Laura arrugó la naricilla.

-¿Quién?

Alfonso le dio un topetazo, como acostumbraba cuando se hacía el gracioso.

-¡Te pillé!… Bueno, no voy a hacerte sufrir… ¿Recuerdas la visita de María a Isabel?

-¡Sí! Se alegró el niño en el vientre de su madre cuando reconoció a Jesús.

-Pero es que Jesús estaba recién concebido…. Un récord… Pues eso es un niño profeta.

-No sé… Me da que la cosa va por otro lado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: