Poemas. (Me han robado la cartera).

 

ME HAN ROBADO LA CARTERA

Nos roban muchas veces la cartera:

cuando atienden antes en la cola

al último que llega,

cuando ese listo se anticipa al taxi

un día de lluvia, sin paraguas,

cuando te copian la idea

que habías comentado tan ufanamente,

y, sobre todo,

en esas ocasiones en que te defrauda

el amigo, la persona de quien esperas

que la conserve intacta para ti.

Nos roban muchas veces la cartera,

pero sentimos mucho más la del dinero

que la otra, esa intangible

que es parte de nosotros, una piel

que nos protege o nos separa

-es casi lo mismo- y eso duele,

porque estás indefenso: no sabes

a quien gritar, o perseguir, o perdonar.

Suelen devolverlas, vacías,

casi siempre con los papeles: el carnet,

las fotos de familia, los secretos

que a nadie más interesan. Los chorizos

aman sólo la pasta, son fríos

sustraendos de lo que menos importa,

en realidad, porque su mundo

está limitado, tienen cosas

ajenas, que nunca serán suyas,

que siempre gritarán en sus oídos

como un hurón hambriento.

Yo ya voy por la calle

con una mano en el pecho, palpándome

la posesión de la cartera,

y esa excrecencia me tiene harto,

es como un quiste que me duele,

tendremos que extirparlo algún día,

salir al mundo casi desnudo,

sin plásticos visa, sin pasta gansa, sin deeneís…

Sin cartera. Como los ministros de antes,

que, para fastidiar, la llevaban enorme de piel negra,

e iniciales grabadas.

Algún día, sí… ¿Pero qué voy a hacer yo hasta entonces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: