Poemas. (Dulce Cristo herido…).

 

Dulce Cristo herido

a quien sostienen

los últimos amaneceres del mundo.

Amigos míos olvidados

de lo que fuimos,

no os pido perdón por añoraros.

Los ruidos interminables de la calle

no agostan el peregrino silbo de los vencejos.

Cuando Dios tuvo que elegir

no le convencieron los argumentos de la razón.

Ana

María

Es un nombre dorado

nuevo cada día,

Ana

María.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: