Manual para padres

Bueno, esto es como los otros, los de la Ley, esos que bajó Moisés cabreado del Sinaí –o se cabreó después, cuando vio lo del becerro- y rompió los manuscritos de Dios. ¿Qué carácter! O los de la llamada Santa madre Iglesia, que recitábamos de niños, y que le daban diezmos y primicias.

AL COLE

-Anita, cepíllate el pelo.

El padre mayor, que sólo se ha levantado cinco veces esa noche, despliega sus legañas como un prestidigitador el mazo de naipes.

Comienza la jornada.

-Anita, no te chupes el recipiente de Actimel, tómalo por el borde o lo echas a un vaso.

-Esto no es un recipiente. Es el bote.

-Cepíllate el pelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: