Cartas. (Carta de un niño a Dios)

CARTA DE UN NIÑO A DIOS

Querido Dios:

Espero que te hayan entregado esta carta, y que cuando llegue a tus manos se mantenga aún cerrada. Ya sabes que mi deseo es que sólo la leas Tú.

En el Cole me dijeron una vez que Tu Nombre y las palabras que se referían a Ti deben escribirse con mayúsculas. Así lo hago, para cumplir con las exigencias del protocolo. Pero, como yo no estoy acostumbrado a las ceremonias, discúlpame, por favor, si se me escapa alguna expresión inadecuada.

Espero también que no tomes a mal lo que pueda decirte al margen o en contra de Tus designios, pues me temo que no soy capaz de comprenderlos. A veces me pregunto si existen. Y esa es una de las razones que me mueven a escribirte.

Me acuerdo mucho de Ti. Y no sólo cuando tengo frío, o cuando en mi casa falta

la comida, o cuando cae una bomba junto a la carretera. También te recuerdo cada día, al amanecer, y creo verte aletear en el saludo de los pájaros y en las sombras doradas de las nubes. Cuando tengo miedo de que vuelvan esos horribles hombres de rostros cenicientos que empuñan las metralletas Te invoco, continúo haciéndolo a pesar de que Tú nunca has venido antes. (Ya sabes, aquel día en que se llevaron a mi padre y a mi hermana mayor, y rompieron a culatazos la vajilla de barro de mi madre, que lloraba). Y cuando estoy alegre, cada vez más raramente, también pongo Tu nombre en mis labios, y te agradezco todo cuanto me das: la vida, el viento, la luz…

Pero no deseo engañarte. Estoy triste. Yo creía que Tú eras justo, sabio, sin límite para Tu poder, o Tu sabiduría o Tu justicia. Yo pensaba que Tu sola existencia debía bastar para que el mal y la muerte quedaran vencidas; más aún que no pudieran coexistir contigo.

¿ Es que no existes ? Cada noche hablo con las estrellas desde mi jergón, – un pedazo de manta y dos tablas arrojadas en el suelo -. Apenas duermo, pero eso no me importa. Los guardias abrieron tantos agujeros en el techo y las paredes de nuestra casa que resulta divertido mirar cómo se mueven lentamente los astros de la noche. En la escuela me dijeron que la tierra con su movimiento es la que produce ese aparente discurrir del firmamento. Es igual. Yo sé que las estrellas se mueven y que me hablan. Y estas últimas semanas sólo hablamos de Ti.

Unas dicen que te han visto, desde siempre; encerrado en una inmensa almena de cristales; restallantes arco-iris de muchos más colores que los de nuestra tierra, y nubes de indescriptible perfume Te rodean. Dicen que Tu música posee acordes ignorados por el hombre, y que ningún mundo ha podido jamás desentrañar el secreto de Tu rostro, aunque sí conocen que Tus miradas engendran universos y las sombras de Tus manos cubren las galaxias infinitas. Dicen que Tú eres demasiado grande, demasiado hermoso, demasiado lejano.

Yo contesto que, sin embargo, Tú debes ser algo más. Algo que no se centre en la distancia, algo que sepa enjugar las lágrimas de quienes te lloran, algo que pueda caber en las pupilas asombradas de los niños.

Pero hay otras estrellas que me dicen: Él no existe. Vivimos en este Universo desde que comenzó en él la fuerza de la vida, hace ya muchos miles de millones de años. Recorremos desde entonces los caminos interminables del vacío, a lo largo de senderos sin fin, y jamás Le hemos visto. Con frecuencia asistimos al nacimiento de mundos nuevos, y a la destrucción de otros; a veces escuchamos, en los espejos invisibles de las distancias innombrables, los quejumbrosos ecos de seres que le invocan. Y podemos asegurarte que NUNCA ha respondido a sus llamadas. ¿Acaso no es ésta la irrefutable prueba de su inexistencia ?.

Reconozco, Dios, mi anonadamiento, cuando así me hablan. Pues, ¿ cómo entender semejante dureza en Tu corazón ?. La duda me asalta, como un potro desbocado que se asienta en mi garganta, y me anuda de tristeza el pensamiento. Pero, si no existes, ¿ por qué pienso en Ti ? Algo tan sencillo como eso me devuelve la esperanza: Tú existes, porque yo te sueño.

Ahora sé que no he debido temer que no te entregaran esta carta, o que tus supuestos servicios de vigilancia pudieran leerla y censurarla. ¡Que tontería! Tú no necesitas NADA ni a NADIE, porque te tienes a Ti mismo; tus ángeles son servidores nuestros, y no tuyos; tus caminos son del hombre y no de Dios. Dios carece de todo porque es demasiado y nada para Él. Porque Él, Tú, eres Todo y Nada. Por eso quienes creen en Ti dicen que eres indescriptible y quienes te niegan que no eres nada: es lo mismo. Tú eres a pesar de unos y de otros.

Ahora estoy más contento. Ahora sé que me escuchas sin oírme. Ahora sé que esto de la miseria, de la bomba, de la mentira, del odio, de la envidia, del horror, de la soledad, de la angustia, del miedo, de la guerra, de la enfermedad, del dolor, de la injusticia, de la opresión, ahora sé que todo esto es sólo nuestro, que no te corresponde a Ti, sino a nosotros, al hombre resolverlo. Como cuando se cura un grano o unas fiebres, o un dolor de cabeza. Lo único que te pediría es que, quien tenga que hacerlo, lo haga pronto.

Porque yo y otros muchos deseamos la paz, la armonía, el aire puro, la justicia, la belleza, el equilibrio, la libertad, la vida. Pero no como nos dicen que los posees Tú, allá lejos, en Tu nido de diamantes estelares, arropado por el vacío de Tu plenitud, envuelto en tormentas de cometas, sino aquí mismo, en nuestro mundo lleno de hermosas sensaciones, cercanos al viento y al sol, próximos al pez, al sol y a la caricia. Y también, por fortuna, al esfuerzo, al trabajo, a los insólitos aromas del tulipán. Para que cuando nos veamos, nuestra frente no esté crispada de vergüenza y nuestros ojos aún reflejen los manantiales del sueño.

Para que el hombre cumpla su destino, Dios, devuélvenos la cordura.

Te quiere,

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: